Skip to main content

El pan artesano y el pan industrial

By 15 enero, 2019febrero 5th, 2019Todas

¿Ya sabemos quién ganaría no? ¿Pero sabes por qué?

Es fácil, claro. A veces se compra el pan comercial o industrial porque es el que tenemos más cerca o que está en el mismo supermercado, claro. No hay nada malo en ello. A menos que te guste disfrutar del pan, claro. U obtener los beneficios que te da ese pan artesano sea cual sea su tipo como de todos los que hemos estado hablando: el pan alemán, el pan de centeno, de espelta, multicereal, pan de teff, mollete
La panadería artesana, en su principal diferencia con la industrial lleva, esencialmente, tiempo. Quizás el mayor lujo que le dedicamos. El dar a cada cosa su tiempo. En lo industrial prima la velocidad, nosotros queremos que todo se haga como siempre se ha hecho. No lo hacemos solo por el sabor, no lo hacemos por tradición: lo hacemos por responsabilidad. Porque dar su tiempo al pan es ese lujo con el que queremos distinguirnos. Hacerlo como siempre se ha hecho pero sin escatimar en la tecnología que nos puede beneficiar. Lo artesano es sinónimo de calidad, de que el pan de verdad diga algo cuando llegue a la mesa.

Os dejamos un diagrama que os explica paso a paso la gran diferencia entre lo artesano y lo industrial.

panaderia artesana

                                                                                                     Imagen original de «El Mesón de Despeñaperros«

Tiene muchos beneficios, es verdad: es más duradero, cada pan está preparado según su propia receta, y vigilamos siempre que la calidad lo diga todo, que cuando lo veas realmente sepas lo que vas a comer y te vengan mil ideas a la cabeza. Eso es ser artesano.
Y no estamos criticando lo industrial: todo el mundo tiene derecho a preparar el pan como guste, a fijarse un objetivo empresarial. Eso está más que claro. Nosotros vamos por la vía artesanal, porque lo que queremos es no nos compres por comodidad, sino por convencimiento, por esa apetencia, ese momento de pensar en Pan y que te vengan nuestras panaderías a la mente. Que sea sinónimo de una merienda deliciosa, de un coprotagonista de la comida en tu mesa, de que sepas qué beneficios va a tener cada pieza de pan que sale desde nuestras artesas y hornos.

Porque al final, el pan de verdad, el pan artesano, es una parte de tu vida, una parte fija, no un simple visitante ocasional.

¿Quieres pan artesano? Recuerda que tenemos 9 tiendas a tu alcance y que puedes pedirnos la variedad de pan que quieras. Estamos aquí para ti.