Skip to main content

El pitufo, bollo típico Malagueño

By 18 septiembre, 2018Panes

Mucha gente de fuera cuando llega a Málaga y decide desayunar piensa que estamos locos. Es decir qué puedes esperar de una ciudad donde se desayunan pitufos y se beben nubes, sombras y mitades. Y es que puede ser algo confuso. Se dice que no hay dos sitios donde se desayune igual y con la misma nomenclatura. Cada lugar llama a sus panes, rebanadas y tostadas de una forma u otra, pero en Málaga, lo más normal, es desayunar pitufos.

Y no, no acabamos con la boca azul ni es una especie de canibalismo de graciosos hombrecitos azules. Se trata del pan de desayuno y merienda más común y apreciado de Málaga: el pitufo.

Llamado así en honor a los dibujos animados, uno de los cuales llevaba una barra de pan bajo el brazo y que se empezó a utilizar como emblema de venta.

El pitufo es un bollito de pan de viena (ya haremos un post sobre el origen de ese término, también), más pequeño que la media viena y más grande que la pulga  y por lo tanto ideal para los desayunos o meriendas, acompañando al café de rigor. Es de masa suave y blanca, costra fina y se puede encontrar tanto de viena blanca como integral, de soja o con mezcla de harinas, rústico o gallego, con semillas o de variedades más extrañas en función del gusto y demanda de la panadería que, prácticamente, varía de barrio a barrio. Pero los tres primeros mencionados, el de viena, el integral y el de soja está en casi todas.

Es un pan agradecido, muy combinable y suele pedirse sobre todo mixto (jamón y queso) o catalana (tomate, aceite y jamón serrano), y a partir de ahí la imaginación de cada uno.

Pero siempre nos quedará la diversión de pedirlo delante de alguien que no lo ha hecho nunca y nos visita por primera vez y ayudarle a pedir «decentemente» el café.